viernes, 20 de octubre de 2017

Muy entretenido descuajeringando y volviendo a cuajeringar

“La Curiosidad mato al gato, pero al creativo lo salvo"



Descuajeringando mentes para volverlas a cuajeringar, algo muy singular y al mismo tiempo tan importante como respirar, ya que para sobrevivir a este cosmopolito mundo, donde se corre a mil por hora y no se perdona las pausas, es necesario descuajeringarnos de vez en cuando. Por si acaso “cuajeringando” no quiere decir algo malo, por el contrario es algo bueno, quizás tan bueno como cuando el chavo del ocho hablaba de sus churruminos. Es que el creativo del siglo 21 tiene que actuar diferente al que actuó ayer, al que actuó en el año pasado, al que actuó el siglo pasado.

                            Para el público culto, cuajeringando puede entenderse como volver a repensar con otras perspectivas una cosa o circunstancia, volver a observar dicho momento con una visión nueva, con una mente abierta, o más fuerte aún, no dejándose impulsar por los propios prejuicios, miedos o creencias que limitan cuando se lo analiza. Esta observación se basa en la CURIOSIDAD, y es que curioseando se puede encontrar nuevas herramientas o perspectivas que ayuden al creativo a responder profesionalmente a los requerimientos que el cliente puede pedir. Las presiones que a diario recibimos por hacer ahora lo que el cliente solicitó ayer y más lo que necesitará pasado mañana (obviamente sus necesidades satisfechas no serán las mismas todo el tiempo) hacen que profesionales y/o técnicos busquen ser más innovadores para sobrevivir en el mercado y llevar el sustento que justifique mínimo la cena caliente en sus casas.

Es aquí donde la creatividad entra con fuerza para innovar, basándose en la curiosidad. Y la curiosidad nos muestra nuevos enfoques, nuevas tendencias, nuevas perspectivas, nuevas formas de ver alternativas de solución ante un problema o crisis. Cuando descuajeringamos cambiamos de perspectiva, pues la que se uso ayer con éxito, ya no es necesariamente útil para solucionar el problema de hoy. Y por lo tanto la necesidad nos vuelve a ser curiosos para seguir buscando y encontrando nuevas alternativas de solución.

Me acuerdo que de niños nuestro actuar y pensar era más libre, no veías a las criaturas sentadas y aburridas pensando en cómo salvar “la crisis económica mundial” simplemente jugábamos abiertamente usando la imaginación y con simples insumos creábamos nuestros castillos, nuestros mundos libres de vergüenza y sin roche a equivocarnos. Y si el niño se equivocaba lloraba o se desahogaba pero volvía a intentar, volvía a jugar y volvía a saborear intensamente el juego. Sin embargo cuando ya crecemos (al madurar) el adulto se condiciona a las normas de la sociedad que lo acoge (muchas veces se deja influenciar por juicios e ideas que no son relevantes) y deja de lado (arrinconado o al olvido) a su NIÑO INTERIOR que es precisamente el espíritu curioso que con su creatividad encuentra soluciones vivas. El tenerlo presente en uno mismo no necesariamente implica inmadurez, yo creo que nuestro niño interior es el azúcar que le da sabor a nuestra vida de adulto, y con su sonrisa da color a los momentos críticos que nos rodean.

Estoy seguro que si le preguntas a una niño/a que cuajeringue o descuajeringue un invento, se reirá y en un dos por tres te dará soluciones prácticas a problemas que quizás a ti te demoren más tiempo en solucionar.



Dicen que los creativos son los niños grandes que han sobrevivido a la crisis de los adultos y con una sonrisa enfrentan la vida. Seamos creativos, no todo en la vida es formalidad, de vez en cuando hagamos que juegue a ese niño interior que todos tenemos dentro y alimentémoslo con curiosidad, con ganas entretenidamente de buscar más cosas nuevas, hagamos que cuajeringue y descuajeringue problemas para encontrar soluciones para así destacar en el presente, en el aquí y en el ahora.

Recuerda que la curiosidad mato al gato pero al creativo lo salvo como jugando.




domingo, 24 de septiembre de 2017

TENER PROPOSITO ¿SIRVE?

Enunciar tu propósito de vida, tu finalidad o aquello que deseas alcanzar, es uno de los desafíos más importantes de todo ser humano. Definir un propósito, es darle sentido a todo lo que haces en tu vida. Abarca tu dimensión personal, familiar, laboral, de relación de pareja entre otras, por lo tanto encontrar tu finalidad es un tesoro que te ayudará a lograr tus objetivos y metas, ya no como un mandato familiar y social, sino como tu guía o carta de navegación que da valor, riqueza y sentido a tu experiencia humana.


Seguramente, el ejercicio más importante que puedes hacer para dar dirección y significado a tu vida es encontrar tu propósito. Saber cuál es tu propósito te permite ser el director de tu propia vida, establecer prioridades reales sobre las acciones que vas a realizar y decir que no a cosas que te alejan de aquello que quieres. También te permite enfocarte en lo importante y recuperar el control después de una crisis. Es, por lo tanto, la declaración que sustenta tu productividad.

“Mi propósito en la vida es encontrar las razones por las cuales he venido a este mundo, lo cual estoy seguro que no es una casualidad, sino que existen razones para que mi existencia pueda influir positivamente en ciertos ambientes”. 
El párrafo anterior es la expresión de una persona que entiende que la vida siempre tiene propósito, lo importante es buscarlo.

El propósito de vida es el motor de aquello que hacemos y amamos de acuerdo a nuestra manera de ser y pensar, ello implícitamente, nos da felicidad, una felicidad que necesitamos tener, para poder compartir con los demás. Una felicidad que nos mantiene más sanos, porque estamos en mayor equilibrio, y no tenemos cuentas pendientes con nosotros mismos. 

Entonces, el propósito de vida es eso que nos hace felices, eso que podemos pasar horas haciendo, eso que no hacemos por el dinero (aunque ganemos dinero con ello, y en general las personas que viven de acuerdo a su propósito ganan mucho dinero, porque ayudan y afectan positivamente la vida de muchas personas y las personas le recompensan por esto). El propósito es estar en nuestro lugar en el mundo. La persona que hace lo que ama, está condenada al éxito.  A esa persona, sólo puede irle bien, porque se siente bien, porque irradia felicidad.


¿COMO IDENTIFICAMOS NUESTRO PROPÓSITO DE VIDA?

En realidad es complicado dar una serie de pasos o de tips definitivos para encontrar el propósito de vida. Hay muchas maneras de hacerlo, en mi opinión, considero que experimentando varias cosas se llega a la respuesta. El fundamento, sin embargo, es que tu propósito de vida se basa en ser feliz, aunque no sea tan sencillo identificar o palpar las cosas que en realidad te puedan dar felicidad. Hay que ir en busca de las respuestas. Para eso te brindo algunas ideas:

1. Escucha Tu Voz Interior: Te va a dirigir hacia la respuesta que buscas dentro de ti. Necesitas saber escucharla. Esa voz interior te habla siempre. Es la intuición o el instinto. Por ejemplo cuanto todo tu ser desborda energía y te sientes contento y eufórico, tu voz interior te está diciendo que hay un propósito, una pasión. Recuerda lo que deseabas y amabas profundamente a la edad de 8 o 9 años, lo que respondías cuando te preguntaban qué deseas ser cuando grande. Trata de recordar tus sueños en esa época y escucha atentamente al niño interior que hay en ti. Ese niño interior aún existe dentro de ti y está en busca de la felicidad.

2, Atiende Siempre a las señales: Las señales llegan con ideas de distintas fuentes. Puedes encontrarte en cine, leyendo el periódico, en un parque o donde sea, y en un abrir y cerrar de ojos, llega ese flash que te ilumina. No es tan raro que en un sueño te llegue esa gran idea que cambiará tu visión o en la madrugada, sólo con tus pensamientos van apareciendo ideas y metas nuevas.

3. Alimenta con buenos nutrientes tu cuerpo, tu mente y tú ser: Lee libros, escucha programas que te enseñen cosas nuevas, positivas y que aporten al desarrollo de tus capacidades para lograr tus sueños, recibe instrucciones inspiradoras que te muevan esas fibras interiores. Aprovecha tu tiempo en el crecimiento integral. El ejercicio físico es de mucha importancia para la salud mental, porque te causa felicidad, aparte de hacerte lucir bien.

4. Busca armonía interior: Independientemente de tus creencias espirituales, mantente siempre con el vivo objetivo de estar equilibrado y feliz contigo mismo. Si por dentro no estás en calma, será muy difícil materializar tranquilidad en tu exterior.

Tu Amigo Coach - Franz Fernando Flores Torres

jueves, 31 de agosto de 2017

¡Hola! Soy tu síntoma


¡Hola! Soy tu síntoma

Dolor de rodilla, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, depresión y la lista sigue y sigue.

Intento hablarte en un lenguaje que comprendas. ¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. ¿Vas comprendiendo? Para ti, yo el síntoma, soy "La Enfermedad". 
Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas. Gastas dinero sólo para callarme. 

Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma, la única alarma que está intentando salvarte. La enfermedad es tu estilo de vida, tus emociones contenidas, eso sí es la enfermedad. 

La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más. Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir. Cuando yo, "el síntoma", aparezco en tu vida, no es para saludarte, no. Es para avisarte que debes consultar también con tu estilo de vida, con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones. Por favor, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo. Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo y hagas los cambios que requieres, más rápido me iré. Por favor, déjame sin trabajo. Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.

Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia como si yo fuera un trofeo. Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.
Cada que me presumes, realmente estás diciendo: Miren, no soy capaz de analizar ni comprender mi propia vida. Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa. Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!

Tu Amigo Coach - Franz Fernando Flores Torres

miércoles, 16 de agosto de 2017